Vivencia y percepción de un espacio arquitectónico

¿Cómo cambia el movimiento según el espacio en dónde nos encontramos?

Los movimientos son más estables o más seguros si conocemos un lugar o no.

El movimiento siempre ha sido estudiado por los artistas; muchos pintores y fotógrafos han intentado dibujarlo o recogerlo en sus obras.

¿Cómo se puede, sin embargo, representar este movimiento (que no es más que un cambio conjunto de tiempo y espacio) en algo inmóvil como puede ser un cuadro o una fotografía?

Pensáis que alguien ha intentado recrearlo incluso en una escultura.

Este hombre llamado Umberto Boccioni, es un representante del futurismo italiano y en el 1913 esculpió “Formas únicas de continuidad en el espacio”.

260px-unique_forms_of_continuity_in_space_1913_bronze_by_umberto_boccioni

Umberto Boccioni, Forme uniche nella continuitá e nello spazio, 1913

Esta obra representa a un ser humano que camina y andando mueve el aire y al mismo tiempo el aire muta la figura del hombre.

Regresando a un tema más familiar, ¿nunca habéis pensado en cómo cambia nuestra percepción del espacio? ¿Cuántas veces habéis caminado por casa en la completa oscuridad por la noche? ¿Os parecía raro o podíais ir a todos lados sin abrir los ojos sabiendo donde estabais?

Seguramente la diferencia de percepción de un espacio arquitectónico no depende solamente del binomio oscuro-luz, sino también del binomio luz-sombras.

De hecho, son los juegos de luz que crean determinados volúmenes y pueden hacerlo sobre todo gracias a las sombras.

Un ejemplo muy concreto puede ser el pabellón de Inglaterra en Milán expo 2015. Gracias a una estructura de un nido de abejas y al diferente modo en el cual la luz podía penetrar en la estructura misma, y además en los agujeros de ésta, se creaban imágenes en el suelo que te daban la impresión de ser tú misma una abeja. Estos juegos son los que te hacen percibir un espacio más o menos grande, más o menos cerrado. Todo depende también de si la luz que llega al interior es luz artificial o natural.

dd

Pavilion Inglaterra, Expo Milán 2015

Sin embargo no son solo las luces a cambiar la percepción de un espacio, sino los olores que se respiran.

whatsapp-image-2016-11-25-at-23-49-50

Beach Club Versilia, opening season 2015

Fijaos un minuto en las discotecas. ¿No habéis visto nunca la sala de una discoteca cuando la fiesta ha acabado? El espacio no se parece para nada al cual habéis pasado la noche. La luz natural que puede llegar de las ventanas que durante la noche estaban cerradas o las luces artificiales ahora blancas y no azules o rojas te hacen ver la sala más grande; las mesas que antes parecían estar más cerca la una de la otra ahora pueden parecer estar más alejadas. Ahora no podéis tampoco respirar el hedor de cigarillos o del humo artificial que durante la noche llega de la console.

Giulia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s